La cuarta dimensión llega a Guatemala



Cinépolis inauguró la primera sala de cine en cuarta dimensión (4Dx) en Guatemala, y específicamente en el centro comercial Oakland Mall. Con un costo de 2 millones de dólares, la sala fue equipada con 208 butacas agrupadas en bloques de cuatro, las cuales tienen un sistema hidráulico que permite varios movimientos entre golpes y vibraciones. También tiene un sistema de tuberías que permite que cada espectador reciba aire comprimido, brisa y olores.

Un juego de luces, ventiladores y maquinas de humo ayudan a recrear ambientes complementarios para las películas. Incluso, en algunas situaciones, la sala es capaz de esparcir burbujas de jabón o "rascar" los pies de las personas para una mayor sensación de realismo.


Toda esta experiencia me recordó mi primera vez en un cine. Era el año 1988 (más o menos) y fue en las salas del centro comercial Montserrat. los cines eran viejos y con olor a humedad y el sonido lo brindaba una bocina dentro de una caja de madera de unos dos metros de largo (como la de las discotecas rodantes de ese entonces). La película que ví fue "Pesadilla en la calle del infierno 2".

Aunque estaba comiendo pizza en bolsita (de Al Macarone) y leche chocolatada , nunca sentí nauseas al ver a Fredy descuartizar patojas que se quedaban dormidas. Al contrario, la experiencia fue muy agradable. Aunque en la noche no pude dormir.


Hoy, mi experiencia fue inmejorable en Cinépolis. Allí realizamos un recorrido "tras bambalinas" donde nos mostraron los tanques de aire comprimido, purificadores de agua y los modernos proyectores digitales (que por cierto, usan un disco de 2TB para una película). También vivimos una divertida demostración de los diferentes movimientos de las butacas. Como si se tratara de un juego mecánico con película, también vimos "El Hobbit, La desolación de Smaug".

Seguramente la historia de la película ya la saben, pero la experiencia se amplifica considerablemente en esta sala 4D, ya que en las escenas como cuando los enanos caen al rio, los rociadores de agua lanzan una brisa, o cuando Bilbo sube a la copa de un árbol, se percibe un agradable aroma a vainilla.

Mi escena favorita fue cuando Galdalf entra en el castillo de los malos. Una densa neblina y las luces parpadeantes (como si alguien estuviera tomando fotos ) complementan las escenas en la pantalla. También se puede sentir el aire cuando el dragón agita sus alas o el zumbido de las flechas cuando los Elfos pelean con los Orcos.

Si quieren vivir la experiencia, deben perderle el cariño a 104 quetzales, que es el precio de la entrada.

Por acá les dejamos un video para conocer más sobre la tecnología 4Dx
Compartir en Google Plus

Autor Stanley Herrarte

0 comentarios:

Publicar un comentario