Bienvenido Apple (con todo y Jailbrake)

Mis amigos saben que no soy fanático de Apple. Disfruto mucho mis ratos libres con mi iPad y mi iPod, sin embargo, nunca me tomé la molestia de comprarme un iPhone... hasta ahora.
Gracias a que hace algunos días me robaron mis celulares LG y Samsung, decidí probar la experiencia de Huawei y Apple.
El primero es una réplica casi exacta de mi LG L7 por lo que no tuve problemas de adaptación, sin embargo, el iPhone es un mundo nuevo.
No me refiero a la forma de usarlo, porque en realidad parece un iPod Touch que saca llamadas.
Lo extraño y desconocido para mi, es la forma de "sacarle el máximo provecho".
Siguiendo esta idea, me he topado con el Jailbrake.

El Jailbrake es un proceso para desactivar algunas restricciones que Apple ha puesto de fábrica a los sus teléfonos. Liberando esos "obstaculos", se puede hacer una serie de acciones muy útiles ( como mejorar la conectividad del bluetooth con otros dispositivos) que hacen más útiles los dispositivos.

En otras palabras, el Jailbrake es una especie de "hackeo" a nuestro teléfono, aunque su nivel de implementación es relativamente fácil de realizar.  Entre los fanáticos de Apple, esta función ha sido satanizada y alabada hasta el cansancio, es por ello que la mejor manera de saber la verdad, es comprobando por mano propia.

Realizaré el Jailbrake a mi iPhone y les contaré mi experiencia.


Compartir en Google Plus

Autor Stanley Herrarte

0 comentarios:

Publicar un comentario