¿Apoyamos al artista nacional?


Algunos de los personajes de esta obra
Por Carla Natareno

El sábado pasado fui a ver  “Con todos menos conmigo”, una obra que se anuncia como un musical en el Teatro Lux.  Pensé que sería un viaje al pasado para revivir la nostalgia de una época que siempre recuerdo con cariño.

Pagué los Q150.00 de la entrada y esperé que empezara la función. Los primeros 20 segundos del montaje fueron buenos, pero cuando los personajes comienzan a aparecer con diálogos pobres y predecibles todo se viene abajo.  

Resulta que la obra no es un musical.  

Tengo entendido que un musical narra a través de las canciones una historia, pero en está ocasión se presentó un mediocre triángulo “amoroso” acompañado por las canciones del famoso grupo.

Los diálogos son pobres y acartonados, mientras que los personajes  refuerzan ciertos clichés sobre las mujeres. Y en una parte de la obra ya no parecía musical si no una escena del célebre “Teatro ja ja”…

Mientras pasaban los minutos quería que la obra terminara y que me devolvieran mi dinero. Cuando finalizó la presentación, el productor agradeció por el apoyo al artista nacional. Una parte de mí se alegró porque ahora los guatemaltecos estamos dispuestos a pagar más de Q100 por un evento nacional, pero la otra parte de mí siguió inconforme. 

Y entre mis pensamientos encontrados me pregunté ¿Cómo debe ser el apoyo a las producciones nacionales?, ¿Podemos exigir mayor calidad?, ¿O apoyar al artista nacional significa que nos debemos conformar con montajes que parecen de colegio?

Entiendo que los artistas y productores nacionales hacen verdaderos milagros para hacer un montaje. Sé de las carencias que existen en Guatemala en cuanto al arte y a la cultura son inmensas y los artistas son parte de ese sistema menospreciado. Así que ¿qué tanto les podemos exigir?

Después de mucho reflexionar y hablar con otros amigos llegué a la conclusión que el apoyo que podemos darles a los artistas no se trata de un acto de benevolencia ni caridad, el apoyo es justamente aplaudir y reconocer un trabajo que lleva esfuerzo y dedicación


La crítica puede ser incómoda, pero debe tomarse como un acto de retroalimentación para mejorar.


Compartir en Google Plus

About Blogger

0 comentarios:

Publicar un comentario