¡Celebramos 30 años de este disco!



Desde siempre me ha costado mucho trabajo madrugar, sin embargo, allá por 1987 estaba enamorado de una chica que estudiaba en la mañana, así que todos los días me levantaba a las 5 para estar antes de las seis a.m en la parada de buses.

Ese era nuestro momento para vernos… antes que ella tomara el bus.

Aunque nos vimos muchas madrugadas, ese día fue diferente, porque ella llevaba bajo el brazo un disco de vinil. En su rostro había una felicidad que no había visto antes y toda ella contagiaba la alegría.

Al encontrarnos lo primero que me dijo fue “Hoy sacaron nuevo disco los Guners” y seguidamente me mostró el vinil. Se trataba del Appetite for Destruction, uno de los discos más emblemáticos de Guns ´N Roses.

Como cuando te dan un golpe en la cara, mis pensamientos se vieron sacudidos por la impresionante portada: una cruz con calaveras greñudas y lentes de aviador.

Sin oír las canciones, ya estaba seguro que este disco marcaría mi vida. No estoy seguro si fue porque a mi chica le encantó, por la portada o por las canciones viscerales y rasposas que representaban ese momento de mi vida.

Y aquí estoy, 30 años después escribiendo sobre ese día.

El disco en cuestión representó a toda una generación, que gracias a los dioses, crecimos bajo la influencia del glam rock. En aquel entonces habían varias radios rockeras y en la televisión Mtv todavía pasaba videos en su programación.

Recuerdo que el Appetite for Destruction representaba mis tres estados de ánimo. Paradise city para los mementos felices, Welcome to the jungle para los momentos rabiosos y Sweet child ´O mine era la canción para mi chica.

A 30 años de la publicación de una pieza maestra del rock, tengo tres reflexiones para compartir

1. Me da tristeza que los patojos de ahora crezcan influenciados por el regeton.
2. ¿Será acaso que mi chica (de aquel entonces) recuerda ese momento tanto como yo?
3. ¿Qué habría pasado si me hubiese tatuado la cruz del disco, en el brazo, como era mi voluntad?



Compartir en Google Plus

About Stanley Herrarte

0 comentarios:

Publicar un comentario