Fuimos a ver Kingsman 2


Hoy se estrena en las salas de cine guatemaltecas la película Kingsman 2: el Círculo Dorado y la sinópsis va así:

Después de que la base de operaciones de los Kingsman en Londres explote por los aires, Gary 'Eggsy' Unwin (Taron Egerton), y su compañero Merlin (Mark Strong) se verán obligados a viajar juntos hasta Estados Unidos.

Allí deberán unirse a sus homólogos norteamericanos, los integrantes de una asociación secreta conocida como Statesman, que está liderada por el agente Champ (Jeff Bridges) y que, además, cuenta con los agentes Tequila (Channing Tatum), Whiskey (Pedro Pascal) y la gurú de la tecnología Ginger (Halle Berry).

Claro que los miembros de Statesman no son tan educados y elegantes como los Kingsman. Además de vestir al estilo cowboy, son un grupo de alborotadores que, en lugar de esconderse en una mansión a la que se accede a través de una sastrería, han creado su oficina central en una destilería gigantesca en el corazón de Kentucky.

A pesar de sus diferencias, ambas organizaciones de élite deberán ponerse de acuerdo para acabar con Poppy (Julianne Moore), la megalómana villana que podría poner en peligro al mundo entero, pues tiene el poder de acabar con toda la organización pulsando solo un botón.


Nuestra reseña

La primera película de Kingsman fue una agradable sorpresa que mezcló la acción con el humor y la violencia propia de una película de espías. Esta segunda parte dejó por un lado esos elementos y se enfocó más en la acción generada por computadora.

Vamos por puntos: Eggsy está a punto de ser el Kingsman que todos esperamos ver. De hecho, desde el primer minuto de la película se puede ver una persecución espectacular con vehículos y juguetes de espía muy bien logrados. Sin embargo allí termina la gloria. Eggsy tendrá que compartir su momento con un grupo de vaqueros.

Lo mismo sucede con Harry. En esta cinta luce desgastado y está muy lejos de ser el súper espía que vimos en la película anterior. Pareciera ser que lo revivieron de una manera apresurada en el guión.

Los Statesman: La elegancia de los espía británicos se fue por la borda con los Statesman, el grupo de vaqueros sin modales que luchan contra el mal. En este punto veremos a un Channing Tatum con más papel de bobo que de espía, Halle Berry como genio tecnológico que no convence y a Pedro Pascal usando un lazo que nos hace recordar a la Mujer Maravilla.

La villana, interpretada por Julianne Moore, es de los mejores toques de la cinta, ya que tiene algunos juguetes robots y muchas ideas locas, como construir un ecosistema típico gringo de los años 50, en medio de la selva que incluye una fuente de soda y una sala de boliches.

Si en este punto aceptamos que estamos viendo una película cómica, seguramente disfrutaremos la actuación de Elton John, quién se interpreta a sí mismo, secuestrado para actuar en privado para la malvada Poppy.

Conclusión
Esta cinta está muy lejos de la primera parte, pero compensa con acción frenética, muchas escenas de peleas, disparos y explosiones. Si les gusta la acción mezclada con comedia, van a disfrutar mucho esta película.


En mi opinión personal, los vaqueros le quitaron brillo a la trama. 



Compartir en Google Plus

Autor Stanley Herrarte

0 comentarios:

Publicar un comentario