Cirque Du Soleil - Nuestra reseña




Para nadie es un secreto que Cirque de Soleil es uno de los espectáculos más impresionantes del momento. De hecho, esta marca canadiense es sinónimo de calidad a todos los lugares donde se presenta.

Por esa razón, decidimos asistir a la primera función del show OVO, el cual se encuentra en plena temporada en nuestro país.

A las ocho de la noche en punto, aun con la luces encendidas, un extraño personaje salió a dar un paseo entre el público que se ubicaba en la duela del Domo.  De pronto, había un personaje más... y luego otro y otro. Parecían insectos gigantes y apicultores, quienes jugaban con los chapines.

En eso apareció otro personaje, pero este era diferente porque llevaba un huevo en su espalda. Además, este no se detuvo con la gente, sino que subió directo al escenario. En ese momento, un huevo gigante que había sobre la plataforma principal estalló y de allí salió una pandilla de alegres bichitos, quienes se quedaron impresionados con la carga del nuevo visitante.   El jefe de los insectos decide robar el huevo y así comienza el espectáculo.

Malabaristas, contorsionistas, trapecistas, y una impresionante contorsionista fueron parte del show, el cual tiene un tiempo aproximado de dos horas 15 minutos, incluyendo el tiempo del receso.

Aunque cada persona tiene una parte favorita del montaje, sin lugar a dudas uno de los momentos más aplaudidos fue la participación de los saltamontes, quienes utilizando camas elásticas, literalmente vuelan sobre las paredes, como si no hubiera gravedad para ellos.

Al final, todos los artistas salen al escenario y entre música y una lluvia de pica pica, muestran su rostro verdadero para agradecer el aplauso del público.

En realidad es un espectáculo que vale la pena presenciar, y todavía está a tiempo, ya que habrán funciones desde el martes hasta el domingo.


Compartir en Google Plus

Autor Stanley Herrarte

0 comentarios:

Publicar un comentario