Gus Rodríguez avanza a un nuevo nivel

Gus Rodríguez

No sé cómo sea en sus habitaciones, pero la mía es infernal. O quizá sea la preocupación del coronavirus o no sé... la cuestión es que no puedo dormir. Mi horario está de cabeza y ahora es normal que a las tres de la mañana esté viendo redes sociales con la televisión de fondo.

Justo así estaba la madrugada de ayer domingo.  En twitter me enteré que se activó un volcán, que el Papa realizaría una misa para la televisión, que la gente extraña las procesiones etc, etc, etc.

De pronto, un tuit llamó mi atención: Eugenio Derbez anunciaba la pérdida de uno de sus amigos. En fin... seguí leyendo.  Tres tuits después me sale otra vez Eugenio Derbez, reposteado por un amigo.  Sigo con mi dedo navegando en mi teléfono... de pronto otro amigo, y otro... y otro. Algo está pasando con Eugenio y mis conocidos.

Así que con toda la curiosidad del caso, entre a ver qué le pasó al famoso comediante mexicano.  Resulta que su productor, guionista y amigo personal, Gus Rodríguez acababa de morir.  ¿Qué?!!!

El poco sueño que tenía se me fue al carajo y corrí a Google para corroborar la noticia. En efecto, Gus había muerto. En ese momento oí mi corazón quebrarse.

¿Quién era Gus Rodriguez?
Para ponerlos en contexto, quiero regresar allá a principios de los noventas. Yo tenía unos 14 o 15 años y mi adicción a los videojuegos ya estaba presente. En ese entonces éramos fieles consumidores de la revista Nintendo Power, la cual estaba completamente en inglés. Mi mejor amigo, Enrique y yo, usábamos un diccionario inglés-español para traducir palabra por palabra para entender los artículos.  Obviamente pasábamos el mes completo en traducir ( y entender ) la famosa publicación.  Así iba nuestra vida hasta que el dios de los pixeles escuchó nuestras plegarias, cuando apareció la Club Nintendo, la versión en español.

Esta revista nos simplificó la vida. En dos días ya nos habíamos leído todo el contenido y de paso, lográbamos entender los passwords o códigos que nos ayudaban cuando  algún juego se ponía difícil.

Obviamente en ese momento no me fijaba en el directorio o los créditos de las notas. Lo único que miraba era la información de los juegos, noticias y reviews.

En este lugar se tomó la primera foto Gus Rodríguez
y en su honor, cada vez que voy a la E3 yo hago lo
mismo, recordando aquel chavito que soñó con hacer
periodismo de tecnología y videojuegos.
Pero un buen día, en 1995 una foto me llamó la atención y me marcó para toda la vida. Era Gus Rodríguez parado frente al Centro de Convenciones de Los Ángeles, donde se realizaba la primera Feria de Videojuegos conocida como la E3. 

Sin saber mi futuro, al ver esa foto imaginaba que yo era el que estaba en los Estados Unidos, viendo las novedades de los videojuegos y que además me pagaban para eso.  En esa época no existía el periodismo de tecnología y menos el de videojuegos (al menos en Latinoamérica ) y allí estaba Gus, siendo pionero de esta variante de la comunicación.

Tiempo después descubrí que Gus fue el director de la Revista Club Nintendo México, posteriormente fue el productor y presentador del programa Nintendo Manía, que marcó a toda una generación de gamers.  ¿Quién no recuerda los sábados por la mañana, sin escuela y sin responsabilidades? este programa era la ley.

Y ahora, volviendo a la actualidad, Gus era productor, guionista y creador de muchos personajes de Eugenio Derbez. Los No Iniciados en los videojuegos lo recuerdan como el compañero de Derbez en los sketches de Las Cinco Herencias.

En resumen, Gus fue el padre del periodismo de videojuegos en Latinoamérica y una especie de gurú de la industria, y hoy avanza una vez más... dejándonos un legado impresionante con su trabajo.

Estamos en Contact Gus, porque un gamer no muere... solamente sube de nivel.

( Y no, no estoy llorando al redactar esta nota... solamente me entró una basurita en los ojos )






Share:

Publicar un comentario

Copyright © Revista ESE. Designed by OddThemes