La obra de Jayro Romero llega a la Galería Rozas-Botrán


 


La Galería Rozas-Botrán de la zona 14 se complace en presentar, del 14 de septiembre al 2 de

octubre, a Jairo Romero, artista visual que ha logrado conjugar la pintura con las nuevas formas

digitales de hacer arte, materia que experimentó cuando estudió producción multimedia en SENA

(Servicio Nacional de Aprendizaje), en Bogotá Colombia. La exposición estará disponible para

visitas guiadas individuales previa cita al teléfono 4506-3280 en la galería 16 calle 4-66 zona 14 o a

través del recorrido virtual 360 en las plataformas digitales de la Fundación.

Jairo conserva gratos recuerdos de su niñez, a pesar de haber enfrentado momentos adversos. De

la historia cercana, le gusta la época de los años 80, tanto que hubiera querido ser un adolescente

de esos años. Creció en un entorno impregnado de arte y manualidades. No desperdiciaba

oportunidad para investigar la vida de los grandes maestros de la pintura, mientras dibujaba y

ensayaba el uso del óleo y otros medios.

Con el fin de mostrar cómo adentrarse en el trabajo de este artista, señalamos que, para visualizar

las expresiones de una obra de arte en el siglo XXI, el observador debe poseer ciertos criterios

interpretativos. Estas pautas varían según la época. Así, la noción de espacio ha cambiado desde

corresponder a un lugar, hasta aparecer representado geométricamente por medio de códigos de

distancia y posición, o ser resignificado de manera digital.

Cabe señalar que Romero, nacido en Colombia en 1979, de familia panameña, residente en

Panamá y ciudadano del mundo, ha hecho del espacio una parte primordial de su obra a partir de

la experimentación y del conocimiento de este elemento dentro del contexto contemporáneo.

El ensayo ha sido -y sigue siendo- la columna vertebral en el camino artístico de Romero.

Adicionalmente, el estudio académico del diseño gráfico y la producción multimedia, así como

someter su obra a la crítica de artistas y curadores, le han abierto un horizonte lleno de

posibilidades para crear su propio discurso visual.

En el trabajo de este creador, de manera consciente, convergen arte y diseño, fusionados como un

factor único y esencial. Su proceso creativo se fundamenta en razonamientos y criterios adquiridos

a partir del conjunto de pruebas. De la pintura figurativa -paisaje y seres humanos- evolucionó a la

desaturación de la composición de las figuras en el plano, que se tornaron abstractas.

Ciertamente, la notable armonía de su discurso radica en la libertad del espacio y el equilibrio del

color de los elementos geométricos.

Share:

Publicar un comentario

Copyright © Revista ESE. Designed by OddThemes